Cuzco en 7 días

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasAmérica,Itinerario,Perú

Como ciudadanos chilenos, a pesar de estar tan cerca, nos demoramos en visitar Cuzco. Si bien, siempre tuvimos las ganas de conocer Machu Picchu, en realidad no tengo explicación del porqué postergamos tanto este viaje. Pero ahora que lo pienso, creo que hicimos bien, sobre todo porque, de haberlo hecho hace años (cuando éramos universitarios), lo más probable es que hubiésemos ido en Enero-Febrero, con lo que conlleva el periodo de mayor pluviosidad (lluvia) de los Andes. Ya más viejos y con algunos viajes a cuestas, tratamos de escoger bien la fecha para visitar esta parte del mapa, así que, después de mucho pensarlo, decidimos ir en Julio. El mayor contra de esta fecha es la temporada alta, como pros cielos despejados y agradable temperatura todo el día.

Estuvimos 7 días en la zona y si bien las distancias no son tan grandes entre un lugar y otro, moverte por tu cuenta creo que puede ser complicado, debido a las escasas conexiones de transporte público. Y si bien no somos muy dados a tomar tours, casi nunca lo hemos hecho, paradójicamente, nos hemos visto en la necesidad de contratar algunos por el día cuando hemos visitado lugares de habla hispana (como México o Perú), ya que es más fácil el desplazamiento.

Aquí está el itinerario que hicimos, en él señalo lo que vimos cada día.

Día 1: Llegamos a Cuzco -o Cusco-, desde Lima, a media mañana, en un día soleado con 20 grados celcius. Nos hospedamos a las afueras del perímetro del casco histórico, a unos 15 minutos caminando de la plaza de Armas. Tras dejar nuestras maletas visitamos dicha plaza con sus dos enormes catedrales. Más tarde subimos caminando en dirección al barrio San Blas hasta llegar a la calle Hatunrumiyoc en donde se encuentra un muro Inca famoso por su piedra de los doce ángulos. Finalizamos la jornada recorriendo la feria de San Blas y sus alrededores, en donde se puede comprar souvenirs típicos.

 

Día 2: Ya nos habíamos dado cuenta, el día anterior, lo fácil que era contratar tours en Cusco, basta con dar un par de vueltas caminando por la plaza de Armas  para que se te acerquen distintas empresas a ofrecerte variados tours de la ciudad y sus alrededores. Así que, después de un breve regateo, contratamos uno, llamado por la mayoría simplemente “city tour”, el cual empieza después de almuerzo (1pm aprox) con una duración de 4 a 5 hrs. En él nos mostraron Qoriqancha -o Korikancha o Coricancha- sitio perteneciente a la orden católica de los Dominicos la cual fue construída superpuesta al templo Inca del Sol. Después visitamos Qenqo, sitio arqueológico con aspecto de laberinto; Pukapukara, puesto Inca militar; Tambomachay, templo del agua, poseedor de pequeños acueductos y canales; Y finalizamos en Sacsayhuaman, importantísima fortaleza Inca del periodo del gobernante Pachacutec. 

Día 3: Después de haber pasado dos noches en Cusco, nos dirigimos hacia Aguas calientes – o poblado Machu Pichu -, pero antes recorrimos el maravilloso pueblo de Ollantaytambo, poseedor de una planificación urbana típica inca, con calles empedradas, terrazas agrícolas y un centro religioso, hoy en día arqueológico. Para llegar hasta allí tomamos una mini-van que, por pocos soles, hace el trayecto Ollantaytambo-Cusco. Después de dar vueltas por la ciudad, bien avanzada la tarde tomamos el tren  rumbo a Aguas calientes. Nosotros ya habíamos comprado previamente por internet, los ticket de tren, así que simplemente llegamos a la estación y lo mostramos para abordar, fue todo muy fácil. 

Día 4: Gracias a que dormimos en Aguas Calientes es que pudimos subir tempranísimo a las  ruinas de Machu Pichu. Entramos a ellas al rededor de las 6:30 am e intentamos recorrerla de cabo a rabo. Nos maravillamos de las vistas aéreas de la ciudad, también nos desplazamos por parte del camino del Inca hasta llegar al puente del Inca y no nos casamos de sacarle fotos a las innumerables llamas y vicuñas que pululan por todo el complejo. Nos devolvimos exhaustos a eso de las 3pm al pueblo de Aguas Calientes, el cual posee una variada oferta de restaurantes y pubs.

Día 5: Tomamos el tren temprano de vuelta a Ollantaytambo y desde allí una minivan hacia Cusco. Durante el camino paramos para visitar las impresionantes salitreras de Maras y el sitio arqueológico de Moray con sus terrazas. Durante el viaje de vuelta pudimos apreciar la cordillera de Urubamba y el pico nevado de La Verónica.

Día 6: Ya alojados en el Cusco otra vez, desde la plaza de Armas tomamos otro tour llamado “valle sagrado”. Empezamos temprano, a eso de las 8am. Además de recorrer ruinas de ciudades en donde ya habíamos estado como Ollantaytambo, nos llevaron a visitar el pueblo de Chinchero con su feria textil y la localidad de Pisac con su centro arqueológico, terrazas y tumbas incas.

Día 7: Teníamos un vuelo de vuelta en la tarde, así que la mañana la aprovechamos para caminar por algunas zonas de Cusco un tanto más alejadas del centro y comernos nuestro último lomo saltado. Vimos el mural histórico de Cusco y terminamos visitando el museo Garcilaso de la Vega ubicado muy cerca de la Plaza de Armas, también nos deleitamos tomando algunas fotos de los edificios aledaños, todos muy bellos.

¿Quieres ver más fotos? revisa estos álbumes de FACEBOOK:

Cuzco

Valle Sagrado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *