Atenas en 4 días

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasGrecia,Itinerarios

Recuerdo cuando pequeño haberme quedado observando curiosamente las imágenes que mostraba el libro de historia del colegio. Desde entonces, creo que siempre tuve la intención de, algún día, recorrer distintas ciudades del mundo, siendo Atenas la que encabezaba mi lista.

Pues bien, ya de adulto he cumplido ese anhelo y te puedo comenzar contando que, a mi juicio, nos encontramos con gente muy amable, conversadora y con un excelente trato hacia los turistas.

Con respecto a los sitios arqueológicos de interés, éstos quedan muy cerca unos de otros, así que si se encuentra un hospedaje céntrico, casi no es necesario tomar transporte, se pueden hacer los trayectos a pie. También quiero señalar que los atenienses hablan muy bien inglés, pero les encanta escuchar que uno haga el esfuerzo por decir algunas palabras en griego.

Como dato útil y tranquilizador te comento que las calles y carteles informativos están escritos tanto en alfabeto griego como en romano (el que estás leyendo), lo que ayuda muchísimo al turista que anda viajando por su cuenta.

Nosotros visitamos la ciudad en 5 días, pero en este itinerario he indicado lo que vimos en 4 de ellos, ya que una jornada entremedio la destinamos a juntarnos con unos amigos griegos, hacer unas compras e ir a la costa.


Día 1: Syntagma y alrededores

Llegamos al aeropuerto Elefhterios Venizelos desde Roma temprano un día soleado de Enero y con una temperatura agradable de 12 grados celsius aprox.

Tomamos un taxi (el trasporte público estaba en huelga en ese entonces) que nos llevó hasta nuestro hospedaje cerca de la estación de metro Omonia. Como aún no se podía hacer el check in, dejamos las maletas allí y salimos a recorrer inmediatamente.

Comenzamos bajando a pie por la calle Athinas hasta llegar a la plaza Monastiraki. Allí observamos la iglesia bizantina Pantanassa y la mezquita otomana Tzistarakis ambas ubicadas en la plaza misma a pocos metros una de otra, aquí también se puede comprar toda clase de souvenirs y comida al paso. Fue así como en los alrededores compramos unos gyros (especie de kebbab o shawarma) los que nos dieron la posibilidad de almorzar sin dejar de caminar.

Doblamos por la calle Mitropoleos pues teníamos la intención de ver una de las iglesias más antiguas (siglo XI) de la ciudad llamada Panaghia Kapnikarea, ubicada en medio de una calle peatonal cercana. Me llamó la atención su bella arquitectura de estilo ortodoxo y su pequeñísimo tamaño.

Seguimos sin desviarnos rumbo a la plaza Syntagma -o Sintagma- en donde se halla el edificio del Parlamento y la tumba al soldado desconocido. Tuvimos suerte porque alcanzamos a ver el peculiar cambio de guardia que se celebra a cada hora en punto durante la semana.

Desde allí, a casi un kilómetro a pie de distancia, se encuentra el arco de Adriano. Tras visitarlo y tomar un par de fotos, nos devolvimos conformes, siguiendo la misma ruta al hotel.


Día 2: La Grecia clásica

En esta jornada visitamos los íconos más representativos de la ciudad, los de la Grecia clásica, construcciones hechas miles de años atrás.

A menos de 2km, caminando desde Omonia, se encuentra la Acrópolis, eso sí durante nuestro andar visitamos muchos otros puntos de interés en los cuales se puede comprar una entrada combinada para todos ellos (y así te ahorras la fila para pagar en la Acrópolis). Partimos viendo, muy cerca de Monastiraki, los pilares de la biblioteca de Adriano.

A pocos metros de los pilares se encuentra el ágora romana, poseedora de una sorprendente estructura octogonal llamada Torre de los Vientos.

El resto de la mañana nos dedicamos a visitar el museo y las ruinas de la extensa ágora antigua de Atenas, sitio arqueológico que aloja, en mi opinión, un imperdible de la ciudad, me refiero al muy bien conservado templo de Hefestion.

Después de almorzar, caminamos hasta la Acrópolis, ubicada en la cima de una colina. Durante la subida pudimos apreciar muchas otras maravillas como el Odeón de Heródes y el teatro de Dionisio.

Al pasar el Propileos (entrada con columnas) los edificios emblemáticos son el Erecteion con sus cariatides y el mítico Partenón (leer imperdibles de la Acrópolis). Al bajar la colina se puede visitar el museo de la Acrópolis (pagando entrada propia).


Día 3: Barrios Pangrati y Plaka

En un día mucho más nublado y frío tomamos un bus que nos dejó en la entrada de los Jardines Nacionales desde donde pudimos cortar camino, atravesándolo, para llegar al magnífico estadio de mármol Panathinaiko, famoso por haber sido sede hace más de un siglo de los primeros juegos olímpicos modernos (leer más sobre este estadio).

Tras pasar unas horas recorriendo el estadio con una excelente audioguía que te pasan al comprar el ticket de entrada, caminamos hasta las ruinas milenarias del templo de Zeus pues teníamos mucha curiosidad por observar de cerca sus imponentes columnas de 17 metros de largo, que a su vez destacan por ser de estilo corintio.

Ya en la tarde, nos devolvimos a la zona de la Acrópolis para recorrer con más atención el barrio peatonal Plaka y en especial las calles de Anafiótika. Esta zona ofrece una gran variedad de restaurantes y tiendas de souvenirs.

Avanzamos hasta llegar a la catedral de la Anunciación de santa María, también conocida como Mitrópoli, pero lamentablemente para nosotros justo estaba en trabajos de restauración cubierta completamente con andamios y tela.


Día 4: Museo y colinas

Partimos visitando, muy cerca del hotel, el museo arqueológico de Atenas, poseedor de muchos tesoros de los distintos periodos de Grecia, entre ellos es fácil identificar la máscara de Agamenón y la estatua del dios del cabo Artemisio, ya que aparecen en cada libro de historia antigua. Hay tanto por ver que pasamos toda la mañana en él.

Al salir caminamos hacia la plaza Syntagma por la calle 28 de Octubre que, tras algunas cuadras, se transformó en la avenida Elefhterios Venizelos. Durante el trayecto vimos algunos edificios interesantes como el de la Academia, la Universidad y la Biblioteca.

Después de almorzar decidimos subir la Colina de las Musas dado a que nos habían dicho que desde allí se obtiene una hermosa vista de la Acrópolis. Además en este cerro se halla lo que se conoce como Prisión de Sócrates y en su cima se sitúa un monumento funerario a un principe llamado Filopappo.


¿Quieres ver más FOTOS de Atenas? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK

¡Hola! somos Fran y Paul, una pareja de profesores amantes de los viajes y la diversidad cultural. Llevamos 10 años juntos conociendo diferentes ciudades del Mundo. Si te gustó lo que hemos escrito, siéntete libre de compartirlo siempre y cuando no alteres su contenido. También te invitamos a seguirnos en todas las RRSS como @pasaportedual

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *