Cancún en 3 días

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasItinerarios,México

“Nido de serpientes”, eso fue lo que nos dijeron que significaba la palabra Cancún en el idioma maya. Sin embargo no te alarmes, en 3 días de visita te cuento que no vimos ninguna culebra, pero sí muchas iguanas.

Además de los reptiles, las playas, ruinas mayas y entretención nocturna, esta ciudad mexicana ofrece al turista una gran gama de recintos estilo all inclusive para hospedar, la mayoría localizados al borde del mar en la llamada Zona Hotelera. No obstante, nosotros preferimos alojarnos en el sector urbano a pasos de la estación de buses porque, pensándolo bien, en tan pocos días no nos era conveniente gastar tanto en un resort dado que teníamos planificado panoramas en los alrededores que nos iban a tener la jornada completa ocupados.

Ahora bien, si buscas relajarte y disfrutar de un buen hotel con playas hermosas a pasos de tu dormitorio, sin duda la zona hotelera de Cancún es el lugar que estás buscando.

En este itinerario te contamos lo que hicimos en 3 días, señalando en cada uno de ellos los principales puntos de interés.


Día 1: Conociendo el parque Xcaret

Arribamos a Cancún la noche anterior desde la Habana en un vuelo que demoró aproximadamente una hora y media.

Tras dormir plácidamente nos despertamos con mucho entusiasmo ya que, para este primer día, teníamos previamente agendado un tour que incluía traslado y comida. Así que no debíamos pensar nada más, sólo disfrutar.

Desde el estacionamiento de una reconocida tienda del centro de la ciudad llamada Pasteleteria, a eso de las 7am, nos recogió el bus que nos llevaría hasta el parque temático Xcaret, un recinto de entretenciones que alberga diferentes atracciones, las que van desde zonas ecológicas con flora y fauna en estado de conservación, pasando por ruinas mayas hasta shows en vivo de folklore mexicano.

Aunque este parque es mejor conocido por la oportunidad de nadar en los ríos y canales subterráneos que lo cruzan de una lado a otro. A nosotros nos encantó en especial el aviario y el acuario.

Fue un día maravilloso, totalmente recomendado. Mención especial se la lleva el espectáculo de cierre que se efectúa todos los días cerca de las 8pm. En él pudimos observar variados cuadros artísticos, musicales y acrobáticos. El más impactante, en mi opinión, fue el “juego de la pelota maya“.

Volvimos a media noche pues queda lejos. Como dato te cuento que, si estás pensando visitar este parque, Playa del Carmen queda más cerca.


Día 2: Zona Hotelera

Nos levantamos un poco más tarde para explorar las atracciones que posee la denominada zona Hotelera, principalmente aquellas que quedan en los costados del boulevard Kukulcan, la avenida principal que separa la laguna Nichupté y el Mar.

Desde el centro tomamos el bus R1 hacia la playa Delfines. Allí se encuentra El Rey, un pequeño sitio arqueológico con ruinas de forma piramidal y muchas iguanas. Al cabo de una hora de visita cruzamos la avenida para pasar un tiempo en la playa.

Caminando por el borde costero cada cierto tiempo nos íbamos topando con los clásicos letreros de enormes proporciones en donde se lee “CANCÚN”, colocados para que los turistas nos tomemos la correspondiente foto junto a ellos.

Nos devolvimos un tramo en otro bus R1 hasta llegar a la esquina de la avenida, allí donde se halla el Señor Frog´s nos detuvimos un rato para comprar algunos souvenirs y almorzar.

Tras dar algunas vueltas comparando precios, tomamos otra R1 hasta el Embarcadero de la Torre Escénica ya que con la pulsera que nos dieron en Xcaret el día anterior teníamos la posibilidad de subir la torre sin costo para obtener una vista en 360 grados de la ciudad.

Terminamos la jornada pasando una noche de fiesta en el famoso club nocturno Coco Bongo.


Día 3: Chichen Itza y cenotes

Después de mucho pensarlo decidimos descartar la opción de arrendar un auto o ir en bus por nuestra cuenta, esto último porque, para que no fuera tan agotador, debíamos alojar una noche en Valladolid o algún otro poblado cercano. Así que para este día también agendamos un tour con traslado desde el hotel hacia Chichen Itza, sitio declarado Patrimonio de la Humanidad y una de las nuevas Maravillas del Mundo.

Nos recogieron tempranísimo pues las ruinas quedan a varios kilómetros de distancia, en el estado de Yucatán. De hecho esa zona de México tiene otro uso horario, o sea desde Cancún se debe modificar el reloj.

Durante el camino el bus hizo las típicas paradas de tour: Un almacén de souvenirs y un restaurante para almorzar.

A eso de las 2pm ya estábamos frente al recinto arqueológico. Eso sí, pese a que nos dieron poco más de dos horas para recorrerlo creo que este tiempo es insuficiente puesto que hay muchos edificios majestuosos y algunos de ellos están alejados de la entrada, sobre todo el Templo de las Monjas.

A mi juicio la caminata hasta las Monjas vale la pena porque además de ver otras estructuras de distintos tamaños, también te vas topando con los habitantes que van quedando para custodiar el complejo, me refiero a las simpáticas iguanas y los bellos pájaros.

Si no te gusta caminar, afortunadamente la pirámide más emblemática conocida como El Castillo está localizada en medio de un claro a pocos pasos del acceso principal. Es allí donde se quedan los guías esperando a los grupos.

De vuelta el tour tenía contemplado parar por un par de horas en un cenote. Lugar en donde, tras nadar, nos relajamos con un buen café para cerrar un completo día de turismo.

Continuando nuestro viaje por el caribe mexicano, al día siguiente tomamos un bus desde la estación ADO hacia Tulum, otra relevante ciudad turística de la Riviera Maya.


¿Quieres ver más FOTOS? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *