Comida medieval en Estonia

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasCuriosidades,Estonia

Nuestra visita a la ciudad de Tallin fue un descubrimiento en muchos sentidos, la verdad es que no era una de nuestras primeras opciones cuando decidimos conocer Europa del Norte, pero sin lugar a duda fue una experiencia magnífica.

Estar allí fue como viajar al pasado, un retroceso en el tiempo hasta el periodo medieval pues observar la arquitectura de los edificios, las calles adoquinadas, los pequeños pasajes de adobe y madera, las altas torres de piedra, los vendedores de comida con trajes típicos y escuchar a los músicos callejeros nos hizo sentir que estábamos viviendo una aventura histórica.

Ahora bien, la experiencia no podía estar completa sin degustar comida casera en una taberna medieval. Por este motivo, tras recorrer la plaza principal – Raekoja Plats-, el aroma a sopa de verduras y vino tibio nos condujo a un lugar muy peculiar.


Almorzando en Draakon III

Es un pequeño local de comida que está por debajo de los arcos del ayuntamiento municipal de Tallin. Por fuera no destaca mucho ya que, al igual que el resto de las construcciones, la fachada está pintada de blanco, posee pequeñas ventanas de madera, un par de lámparas con velas en su interior y unos mesones largos donde las personas se sientan a comer.

Averiguamos después que su nombre proviene del emplazamiento en el que está ubicado pues el muro del ayuntamiento tiene dos dragones que lo decoran y el restaurante fue bautizado como el “Tercer Dragón”.

Lo interesante del local, en nuestra opinión, es su interior. Una vez que colocas el primer pie dentro del restaurante se siente como si ingresaras a una novela de Tolkien. Parece una real taberna medieval, toda oscura (únicamente alumbrada con velas), mesas de madera, barriles de comida y cerveza, platos de arcilla y un espacio muy pequeño.

En la entrada hay un mesón principal donde atienden un par de meseras con atuendos de época. Allí se puede leer el menú escrito en un par de tablas.

Para ser sinceros, la oferta culinaria no es muy amplia, pero la comida es realmente casera, sabrosa y tradicional. El día que fuimos estaban ofreciendo sopa de verduras con especias y variedades de empanadas (de carne, zanahorias, espinaca, repollo y manzana), salchichas, pepinillos, cervezas, cidra, vino y jugos.

Para comer allí hay que hacer una fila única en la caja de compras, en donde una mujer con vestimenta típica recibe tu pedido y entrega lo que solicitaste. Luego de ello, hay que buscar una mesa que esté desocupada para comer. Como dato curioso te cuento que toda la comida se entrega en un papel rústico de color café y el líquido en cuencos de adobe. No esperes cubiertos, todo se come con las manos.

Mientras probábamos las ricas empanadas de carne y de zanahoria, junto con el sorbete de nuestras sopas, nos fijamos que varias personas cogían un palo de madera que tenía un pequeño gancho en una de sus puntas y lo hundía dentro de un barril. La escena se repitió varias veces hasta que la curiosidad nos invadió: Una tradición del local es “pescar” pepinillos que están flotando en vinagre dentro de un enorme barril, una actividad que no solo es graciosa sino también completamente gratuita. La persona que nos atendió nos dijo que podíamos comer cuantos pepinillos quisiéramos, el único requisito era lograr atraparlos con el palo, todo un desafío.

Al finalizar nuestro almuerzo, pasamos al baño del recinto que, al igual que el resto de la decoración, está ambientado en el periodo medieval: luces tenues, todo de madera, jabones naturales y piso empedrado.

Es un lugar que recomendamos por su ubicación, el ambiente, la comida casera y los bajos precios. Eso sí, no es un restaurante para pasar largo rato ya que hay pocas mesas, muchas personas y los platos no son tan grandes. Más bien sirve para un almuerzo ligero, rápido y fácil. Incluso, para quienes tengan poco tiempo podrían simplemente comprar los productos y comerlos en la plaza o caminando por las calles del centro histórico.

Ahora que lo probamos, consideramos que el Draakon III es una alternativa saludable para una comida de tipo fast food.


DATOS:

  • Ubicación:  Raekoja Plats, bajo los arcos del ayuntamiento.
  • Precios: Empanadas (1,5 €), sopas (2€), salchichas (3,5€), cervezas y cidra (3€), café, té y jugos (2€).
  • Página web: Taberna Draakon III

Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *