Templo funerario de Hatshepsut

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasEgipto,Recomendaciones

Nuestra primera parada en Egipto fue Luxor y si bien sabíamos que esta ciudad alojaba varios de los principales atractivos turísticos del país lo primero que hicimos fue visitar el templo funerario de una de las mujeres más importantes del antigüedad, me refiero a la faraona Hatshepsut, mujer monarca que gobernó hace más de 3500 años atrás. Aquí te contamos nuestra experiencia.

Para llegar tomamos un tour con vehículo privado desde el centro de Luxor que se adentró en una zona árida llamada Deir el Bahari. Tras una hora de viaje, y cuando pensé que estábamos en medio de la nada, el auto nos dejó en una calle estrecha rodeada de pequeñitas tiendas atendidas por personas vestidas de túnicas tradicionales (shilabas) con diferentes souvenirs a la venta, una especie de bazar minúsculo cubierto por una tela blanca puesta estratégicamente para escapar del Sol y el calor.

Como era de esperar, al final del mini-bazar se hallaba la entrada al complejo en donde, después de pagar el importe, nos hicieron esperar unos minutos antes de subirnos a unos carros motorizados que nos llevaron hasta los pies del templo. Pasamos entremedio de cerros y arena para finalmente toparnos con la principal atracción.

Una montaña con tres terrazas

Mientras nos acercaban al lugar vimos desde el carro la construcción de tres pisos escalonados con columnatas grandes esculpidas en la roca de la ladera de una montaña, la que actúa como telón de fondo o pared trasera. Ya desde lejos se puede apreciar que es una edificación monumental.

Allí averiguamos que cada nivel o piso tiene una altura superior a los treinta metros. Lo primero que nos llamó la atención fue la inmensa rampa central que los conecta. Después de tomar algunas fotos de la fachada, iniciamos la caminata para conocer en detalle su interior.

La primera terraza es la más simple pues posee solamente columnas. Sobre ella miramos hacia atrás logrando avistar a lo lejos las excavaciones arqueológicas de las tumbas de los alrededores.

Ya en el segundo nivel nos fijamos en las estatuas osirianas (dios Osiris) que adornaban el lugar.

Desde allí pudimos acceder a dos de los principales puntos de interés. El primero es la Capilla de la diosa Hator (diosa vaca) en donde se pueden ver capiteles con su cara, conocidos simplemente como Hathóricos. Opuesto a esto, en el mismo nivel, caminamos hasta la Capilla del dios Anubis, aquí fotografiamos las columnas conocidas como protodóricas, por su semejanza a las utilizadas en Grecia mil años después.

También hay muchos jeroglíficos y relieves pintados, uno de los más espectaculares es, cómo no, el del mismísimo Anubis, el dios chacal sentado.

Finalmente llegamos a la tercera terraza para ver los frescos del “nacimiento” los cuales señalan la relación entre el dios Amón y Hatshepsut como padre e hija (de esta forma se le otorga un carácter divino a esta faraona). Acá también pudimos descansar del calor al refugiarnos bajo techo mientras admirábamos las pinturas de los muros y los bellos jeroglíficos egipcios agrupados en cartuchos tallados en las paredes de piedra caliza. Los murales que más nos gustaron son los del ejército real que representan las victorias de las campañas de guerra libradas en el gobierno de la faraona.

¿Qué pasó con Hatshepsut?

Lamentablemente hoy en día no hay muchos restos ni representaciones de Hatshepsut en este lugar dado que nos comentaron que se cree que varias de sus estatuas e imágenes fueron destruidas y borradas tras su muerte por su hijastro (y sucesor) Tutmosis III, pues se dice que esta faraona ascendió al trono tras conspirar contra un infante Tutmosis, lo que le generó el recelo de éste quien tuvo que esperar la muerte de su madrasta para llegar al poder. Por esto se puede ver más pinturas con la imagen de este faraón que de ella.

Para terminar recomendamos esta visita no sólo por todo el trasfondo histórico sobre esta poderosa mujer, sino también porque la construcción es distinta a otros monumentos del país y es una excursión que se puede realizar fácilmente en un par de horas desde Luxor.


DATOS:

  • Ubicación: En el valle de Deir el-Bahari.
  • Horarios: 6:00 a 17:00 hrs de lunes a domingo.
  • Precio: 30 Libras egipcias (2017)
  • Recomendaciones: Llevar agua embotellada, protector solar y zapatos cómodos. Contratar un taxi u operador turístico pues no existe transporte público para llegar ahí. Si eres estudiante, no olvides llevar tu identificación internacional pues existen precios diferidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *