Jerash por el día

Pubicado enDeja un comentarioCategoríasJordania,Recomendaciones

Durante nuestra visita a la capital de Jordania hicimos una escapada por el día para conocer las atracciones de Jerash. Sabíamos que había una gran oferta de tours, pero optamos ir por nuestra cuenta utilizando el transporte público. Aquí te contamos nuestra experiencia viajando entre ambas ciudades, sus precios y las principales atracciones que vimos.


¿Qué ver en Jerash?

La antigua ciudad romana de Jerash data del siglo III a.C, los principales hitos arqueológicos que se pueden recorrer son el Cardo, el Arco de Adriano, el Hipódromo Romano, la Plaza Oval, los teatros, el Templo de Zeus, el Templo de Artemisa, el Ninfeo y las avenidas con sus impresionantes columnatas.


Nuestra experiencia:

Temprano en la mañana, desde nuestro alojamiento en Amán, tomamos un taxi que por 1JOD nos dejó en la estación de buses de Tarbabour. Allí tomamos un minibús con capacidad para 12 pasajeros sentados que, pagando otro JOD, en menos de dos horas nos dejó frente a las ruinas de Jerash. Dichos minibuses no tienen horario de recorrido, simplemente van y vienen de una ciudad a otra  partiendo cuando se llenan. No sé si tuvimos suerte pero, tanto para ir como para volver, los vehículos se llenaron en pocos minutos.

De ida la mayoría de los pasajeros locales se bajaron durante el trayecto, a veces en plena carretera. Cuando ya solo quedábamos los «turistas» -además de nosotros había un británico y una pareja de coreanos- el conductor muy amablemente nos explicó, usando solamente gestos, que nos dejaría en la puerta de entrada del recinto arqueológico.

Atracciones

Al bajarnos del minibús, el Arco de Adriano nos dio la bienvenida. Caminamos unos metro entre unas tiendas de artesanías para llegar a la garita principal. Como teníamos el Jordan Pass, pudimos entrar sin costo adicional.

Desde ahí, solo nos bastó seguir el camino empedrado, casi inmediatamente a mano izquierda vimos los restos del Hipódromo Romano, después de algunos minutos de caminata, cruzamos la Puerta del Sur hasta llegar a la Plaza Oval, epicentro de las ruinas.

La plaza es preciosa, sus columnas de estilo jónico se mantienen en perfectas condiciones. Tras un momento fotográfico avanzamos subiendo una pequeña colina para tener acceso al Teatro del Sur y al Templo de Zeus, desde donde se obtiene una de las panorámicas más bonitas de la plaza.

Nos devolvimos para continuar nuestro andar por el Cardo, ahora en dirección al norte, desviándonos de tanto en tanto para subir y bajar cerros, entrar y salir de los pequeños templos y fotografiar las ruinas.

Las principales paradas que hicimos fueron en el Ágora, la Catedral, el Templo de Artemisa y el Ninfeo. Ya se acercaba el horario de almuerzo, así que el sol nos pegaba encima, decidimos entonces capear los rayos entre los arcos del Teatro del Norte y los Baños del Oeste para tomar las últimas fotos antes de emprender el retorno.


El regreso

Después de descansar un rato, almorzamos en un pequeño restaurante ubicado frente a las ruinas, cruzando la avenida. Al terminar, a pocos metros del recinto arqueológico, en la misma vereda, tomamos el minibuses de vuelta a Amán. Éste, al igual que el de la mañana, inició su viaje una vez que los asientos se completaron. Hablando con los pasajeros, uno nos comentó que los minibuses funcionan generalmente entre las 8:00 y 17:00 hrs.


Datos:
  • Transporte: Minibus desde la estación de Tarbabour o contratando un Tour con jetbus.com
  • Precio: el minibus cuesta 1JOD por trayecto.
  • Tiempo de viaje: Menos de 2 hrs.

¿Quieres ver más Fotos? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK

Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *