Lima en 4 días

Pubicado en2 comentariosCategoríasItinerarios,Perú

“La ciudad de los balcones y taxis”. Si me quedara sólo con el centro histórico así la recordaría, aunque en honor a la verdad, más allá de la plaza de Armas, Lima tiene una gran variedad de panoramas turísticos sobresalientes.

Te comenzaré contando que, además de la zona colonial, en cuatro días vimos 3 museos espléndidos, dos ruinas piramidales antiquísimas, una sólida fortaleza e incontables catedrales y plazas.

También considero relevante señalar que la capital de Perú es una ciudad costera que ha sabido aprovechar su posición pues nos dimos cuenta que en el largo malecón que la bordea hay entretenidas alternativas para los amantes de los deportes, los paseos y la gastronomía.

¿Qué ver en Lima?

Aquí te mostramos lo que vimos en 4 días de alojamiento señalando los principales puntos de interés.


Día 1: Centro histórico

Desde nuestro hostal ubicado en Miraflores, partimos el día tomando el bus que recorre una vía exclusiva de alta velocidad llamado “metropolitano”, éste nos dejó en el centro bajándonos en la parada Jirón de la Unión.

Saliendo de la parada de bus caminamos unas 3 cuadras al Noroeste hasta toparnos con la plaza de Armas, una gran cuadra rodeada con los típicos edificios emblemáticos de las colonias latinoamericanas, entre éstos el Palacio y la Catedral. En el interior de esta última se halla la tumba de Francisco Pizarro.

Después de dar unas vueltas por la plaza admirando su fuente central y los balcones de madera de las fachadas de los edificios, avanzamos una cuadra por la calle Jirón Junín en dirección al Este para visitar el convento de Santo Domingo.

Pagando una entrada nos hicieron un pequeño tour por sus distintas salas, las que funcionan hoy en día a modo de museo. También pudimos obtener una vista privilegiada de la ciudad desde la altura de su campanario.

En los alrededores del convento no perdimos la oportunidad de fotografiar las hermosas casas de Osambela, del Oidor, de Aliaga y de O´Higgins como también la iglesia de la Merced.

Nos devolvimos a la Plaza de Armas para presenciar el cambio de guardia, una ceremonia realizada todos los días a las 12 en punto. Tras ello nos desplazamos una cuadra al Oeste por la bellísima calle Ancash hasta el convento de San Francisco, reconocido por poseer unas catacumbas en sus cimientos.

Cerca de allí aprovechamos de ir al barrio chino para almorzar y ya en la tarde deambulamos por el parque de la Muralla antes de tomar un taxi hacia el museo Larco, conocido por exhibir una sala erótica precolombina como parte de su colección.

Cenamos en el café-restaurant del museo antes de volver en taxi al hostal.


Día 2: Pirámides y malecón

La mañana la destinamos a visitar dos sitios arqueológicos milenarios localizados en plena ciudad -barrio San Isidro-, me refiero a las Huacas Huallamarca y Pucllana. La primera tiene una marcada forma piramidal, mientras que la segunda destaca por su tamaño. Para llegar a ambas tomamos taxi.

Más tarde tomamos otro taxi que nos dejó en el parque Maria Reiche famoso por estar decorado con arreglos florares que representan las líneas de Nazca.

Desde ese punto comenzamos la extensa caminata por el moderno malecón de la ciudad parando en cada parque. Los que más nos llamaron la atención fueron: el parque del Amor, el parque Miguel Grau, el skate park y el Faro.

Al cabo de 1 hora a pie llegamos al centro comercial Larcomar, allí almorzamos con vista al océano antes de tomar otro taxi hacia el barrio Barranco.

Nos bajamos en la plaza Municipal para dar una vuelta pues queríamos partir observando sus fuentes y catedral antes de ir a ver el puente de los suspiros con la iglesia Ermita, ambos ubicados a pocos pasos de distancia. En este barrio es fácil encontrar murales de arte urbano decorando los pasillos, escaleras y puentes.

Para la noche habíamos agendado previamente una cena buffet con show en vivo en el restaurant Dama Juana.


Día 3: Museos y Circuito Mágico del Agua

Temprano en la mañana comenzamos visitando el magnífico museo del Oro, lugar que aloja una rica variedad de artículos confeccionados con este precioso metal. Además posee algunas salas dedicadas específicamente a la indumentaria militar y armería.

Antes de que nos diera el medio día nos dirigimos al centro en taxi hasta la plaza San Martín, otro bello lugar con imponentes estatuas y edificios. Tras algunas fotos, tomamos la calle Jirón Carabaya, la que se transformó unos metros más allá en la Av. Paseo de la República.

Cruzamos al llamado Paseo de los Héroes Navales, un parque central que separa la enorme avenida, para observar con mayor atención el monumental palacio de Justicia y el peculiar edificio Rímac, de estilo francés.

Ya en el lado Oeste del paseo de la República, pasamos por entremedio del parque de la Exposición, lugar donde se halla el museo de Arte de Lima. En su interior pudimos apreciar obras de distintos periodos artísticos. Aquí también hay otros dos interesantes museos: el Metropolitano y el de Arte italiano.

Volviendo a la avenida principal tomamos un taxi que demoró menos de 5min en llegar al parque de la Reserva, más conocido como el Circuito Mágico del Agua.

Un lugar muy entretenido para pasear y tomar fotos a las extravagantes fuentes que van cambiando de color y forma según la música que esté sonando.


Día 4: Callao y Miraflores

Esta última jornada la destinamos a visitar el mítico puerto del Callao con sus principales atractivos.

Para llegar allí acordamos con un taxista para que nos dejara y esperara en la fortaleza Real Felipe, una construcción militar española que se mantiene intacta desde el siglo XVIII. Recorrer sus torres y museo interior nos tomó 2 horas.

Al costado de la fortaleza caminamos por la plaza Grau admirando los bellos murales urbanos que adornan los edificios colindantes. El taxista nos llevó después a Chucuito para ver sus casas de adobe coloridas y el mirador de la Punta con el océano Pacífico a la distancia.

De retorno a nuestro hostal, a eso de medio día, le pedimos a nuestro conductor que nos dejará en el parque Kennedy dado a que nos habían contado que curiosamente estaba lleno de gatos y queríamos ver si era cierto… ¡Sí, lo es!

Antes de partir al aeropuerto dimos vueltas por las calles de Miraflores, encontrándonos con que varias de ellas poseen galerías con tiendas de souvenirs, especialmente la avenida Petit Thouars.


¿Quieres ver más FOTOS? revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK


Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

2 comentarios en “Lima en 4 días”

  1. Excelente la informaciòn, vamos prontamente, a Lima y seguiremos todos sus consejos.
    Gracias
    Nota:solo faltó los valores de los taxis.

    1. Hola José. Nos alegra saber que te gustó lo que escribimos. Con respecto a los taxis, regateando con los conductores, la mayoría nos cobró entre 20 y 50 soles por tramos que duraban 20-45 minutos. Esperamos que les vaya excelente y nos cuentes después tu experiencia. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *