Muralla China por libre

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasChina,Recomendaciones

Cuando estábamos planeando nuestra visita a Beijing uno de los temas que más discutimos fue la visita a la Muralla China. Por supuesto que queríamos ir, sin lugar a dudas, pero no estábamos convencidos del tramo ni del trayecto. Me explico, cerca de la capital China hay 4 populares secciones de la muralla que se pueden visitar, éstas son:

  • Huanghua Cheng: Poco conservada pero con menos turistas.
  • Mutianyu: Conocido por su teleférico y tobogán.
  • Jishanling: La más alejada.
  • Badaling: La zona más popular por su cercanía a la ciudad.

En primera instancia, y sobre todo por lo poco inglés que se habla en China, empezamos buscando tour pero no nos acomodó ninguno por el precio y el poco tiempo libre que entregaban, así que nos animamos a ir por nuestra cuenta. De esta forma comenzó nuestra aventura en tren local.

Desde Beijing a Badaling

Fuimos a averiguar a la estación de trenes Norte de la ciudad que está ubicada a pasos del metro Xizhimen. Al costado derecho de la estación vimos la boletería que vendían los billetes hacia Badaling (había un pequeño cartel impreso que decía los horarios). Con gestos y mucha paciencia nos vendieron dos tickets del tren S2 dirección Badaling por 6 CNY cada uno el trayecto.

Ya con los billetes en mano nos dejaron entrar a la zona de espera de los trenes, un hall central con asientos localizado al costado izquierdo de la entrada de la estación. Es un lugar reservado sólo para personas con billetes comprados.

Al ingresar nos alegramos de ver un panel digital con la información de los trenes y sus horarios tanto en letras chinas como en letras latinas (las que estás leyendo).

Nuestra experiencia antes de abordar el tren

Esperamos un rato todos sentados hasta que el reloj marcó media hora para la partida del tren, en ese momento la gente empezaró a pararse y hacer una fila. Como ya estábamos acostumbrados a la dinámica en China, no nos sorprendió ver el desorden de las personas, ya que es común que se salten los turnos y guarden espacio para los familiares (ver 10 impresiones de China). No exagero al decir que eramos los únicos turistas no-chinos, lo que debió haber resultado bastante anecdótico para ellos pues varios se tomaron fotos con mi novia durante la espera.

Cuando dio la hora de apertura de puertas para acceder a los andenes se transformó todo en un caos. En teoría había un guardia que nuevamente te pedía comprobar tu billete pero, dada la presión de los pasajeros, la aglomeración y los constantes empujones, los mismos guardias terminaron abriendo las puertas de par en par dando paso a que todos comenzaran a correr hacia el tren. La gente avanzaba como si estuviera acercándose la lava de un volcán en erupción o una ola gigante de un tsunami «a donde fueres haz lo que vieres»… así que rápidamente con mi pareja tuvimos un breve intercambio de miradas y acto seguido empezamos la carrera cual si fueran los 100 metros planos de las olimpiadas.

Escuchando otras opiniones, al parecer, compramos el tren más barato ya que no hay puestos reservados, quizá éste era el motivo del apuro que tenían los chinos por correr y coger un asiento.

Una vez en el interior solo nos quedó disfrutar el viaje y paisaje hacia la Gran Muralla. Quiero destacar que los vagones son amplios y los asientos bastante cómodos. Las personas conversan, comen, toman sopa y se preparan té con el agua hervida que hay en los dispensadores en su interior.

Después de 3 horas nos bajamos en la última estación, Badaling. Allí simplemente caminamos por la calle principal unos cientos de metros hasta llegar a la entrada del sitio. Antes de dejar la estación te recomendamos revisar los horarios para la vuelta, comprar los billetes y considerar unos 30 minutos para hacer la fila de espera.

Conociendo esta maravilla del Mundo

Ya en la Gran Muralla, si quieres tener un momento de paz sin tanta gente, te aconsejamos subir por el camino de la izquierda (torres ala Sur) puesto que la derecha (torres ala Norte) lleva inmediatamente a una zona elevada –mirador de torre 7 norte- que se llena de turistas porque desde ese lugar se puede obtener una de las típicas vistas de la muralla desde altura. Nosotros preferimos perdernos unos kilómetros hasta quedar prácticamente solos en el camino de la izquierda, pero bueno depende de qué prefieras.


Últimas recomendaciones y datos:

  • Pasaje de metro: 3 yuan el trayecto (ten en cuenta que los precios de los pasajes del metro varian según la distancia).
  • Pasaje de tren S2: 6 yuan el trayecto desde la estación de metro Xizhimen.
  • Bus de traslado: Desde la estación de trenes Badaling hay buses de acercamiento gratuitos que te dejan en dos paradas, la primera es la Torre Norte 1 que sirve para subir caminando y la segunda parada es la Torre Norte 7 para subir en teleférico. Aunque la distancia a la Torre 1 es de unos 300 metros, nosostros caminamos el trayecto en vez de esperar el bus.
  • Precio de entrada: 40 yuan (cuando nosotros fuimos nos costó 35, pero bueno, ya sabes, la inflación).
  • Diploma: Si subes caminando desde la Torre Norte 1 te regalan un diploma el cual certifica que eres un héroe.
  • Comida: Hay cafeterías en la explanada de la entrada (incluso de cadenas internacionales, de esas bien populares).
  • Baja temporada: Nosotros tuvimos la suerte de encontrarnos completamente solos en un tramo de la Gran Muralla, eso sí después de caminar unos 4 kilómetros por ella y teniendo en cuenta que era invierno (-17 grados celsius) y que llegamos tempranísimo. Ahora si no quieres pasar frío evita el mes de Enero.

¿Quieres ver más FOTOS? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK


Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *