Praga en 3 días

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasItinerarios,República Checa

Capital del antiguo reino de Bohemia, después de Checoslovaquia y ahora de la República Checa, Praga es una ciudad alucinante, ideal para todos los amantes de la arquitectura, ya que posee una gran cantidad de construcciones religiosas de distintos y marcados estilos (gótico, románico, barroco, etcétera). Un paso casi obligado para todos aquellos que estén de visita por Europa central y eso se nota dado el elevado número de turistas que uno ve por todos lados.

Eso sí debo advertir que, si bien moverse por la ciudad resultó fácil, comprar los tickets de metro no lo fue tanto ya que a veces teníamos que buscar un lugar que los vendiera (comúnmente minimarkets) y en algunas ocasiones no tenían stock. Aunque de todas formas, si te gusta caminar y planificas bien la ruta, se puede llegar en poco tiempo a varios puntos de interés a pie.

¿Qué ver en Praga?

Aquí te contamos nuestro itinerario de 3 días. Al que te recomendamos agregar un día más si tienes pensado entrar al museo e ir a la iglesia Vysehrad, un templo ubicado un tanto más alejada del centro de la ciudad.


Día 1: Stare Mesto

Llegamos a la estación central de Praga -o Praha- desde Viena, en un trayecto que demoró 4 horas aprox. Al bajarnos del tren tomamos el metro hasta Florenc (dos paradas), estación común de la línea amarilla y roja. Dejamos nuestras maletas en el hostal ubicado a una cuadra y salimos a caminar.

Nuestra primera parada fue la Casa Municipal, un hermoso edificio de inicios del siglo XX, muy cerca se encuentra la monumental torre de la Pólvora, de estilo gótico.

Tomamos la calle Jakubská hasta llegar a la plaza de la ciudad vieja Stare Mesto, lugar poseedor de muchas de las atracciones turísticas más emblemáticas, entre éstas destacamos la Iglesia del Tyn, la iglesia de San Nicolás, el famosísimo reloj astronómico  (leer más sobre este reloj) y el monumento a Jan Hus en medio de la plaza.

Después de almorzar en uno de los restaurantes de los alrededores caminamos por la calle Karlova hasta el icónico Puente Carlos, el más bonito y mágico que he visto. Es un puente peatonal antiquísimo lleno de estatuas. Dimos varias vueltas por la zona tomándole fotos a cada detalle que nos topamos.


Día 2: Cruzando el río, Mala Strana

Tomamos el metro hasta la estación Malostranská. Desde allí subimos caminado por una calle llamada Stare Zamecke Schody que nos dejó en la entrada del castillo de Praga, antigua residencia de los reyes de Bohemia.

En sus inmediaciones apreciamos la imponente catedral de San Vito, el convento de San Jorge, el palacio real y una curiosa calle llamada callejón de Oro (en una de sus casas vivió el escritor Kafka).

Nos tomó un par de horas observar los innumerables detalles de la catedral, posteriormente salimos en dirección Oeste hasta el monasterio Loreto. Durante la caminata fuimos parando en los miradores que aprovechan la altura del castillo para obtener la vista de la ciudad con sus típicas techumbres de color ladrillo que contrastan con las cúpulas verde-oxidadas de catedrales como la de San Nicolás de Mala strana (no confundir con la de la plaza Vieja).

De vuelta, bajamos hasta el muro de John Lennon, un sitio lleno de graffities relacionados al ídolo musical. Terminamos el día observando la ciudad desde el otro lado del río Moldava.

Desde ese lugar divisamos hermosos edificios como el Rudolfinum, el teatro estatal y el museo del puente Carlos.


Día 3: Josefov y Nove Mesto

Durante la mañana recorrimos el barrio Judío Josefov ubicado unas calles más al Norte de la plaza vieja. Compramos un ticket combinado que incluía la entrada al cementerio, famoso por poseer tumbas judías del siglo XV, y a algunas sinagogas, de ellas la más impresionante es la Española.

Durante la tarde visitamos otros puntos de interés más modernos y alejados de la «zona vieja», para llegar a todos ellos tomamos metro.

El primero fue el peculiar edificio «doblado» conocido como la casa Danzante, cerca de la estación Karlovo Namesti. Desde allí caminanos hasta la estación Muzeum en donde se hallan, claro está el museo nacional y la mítica plaza Wenceslao, famosa por haber sido escenario de varios acontecimientos históricos relevantes.

Tras dar vueltas por la plaza y entrar a algunas tiendas de souvenirs, tomamos otra vez el metro hasta Jiriho Podebrad, aquí se puede visitar una enorme iglesia de un arquitecto esloveno llamada Sagrado corazón de nuestro Señor y unos metros más allá se puede llegar a la torre de televisión Zizkov.


¿Quieres ver más FOTOS? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK.


Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *