Cómo moverse en tren por Marruecos

Pubicado enEnviar un comentarioCategoríasMarruecos,Recomendaciones

Antes de viajar a Marruecos estuvimos varias horas revisando distintas alternativas para poder movernos entre una ciudad y otra sin tener que contratar un servicio privado de transporte o un tour. Tras dicha búsqueda las posibilidades se redujeron a las clásicas dos opciones: bus o tren.

Descartando los buses

Leyendo en internet nos enteramos que los buses cubren casi todo el país, llegando a grandes ciudades y pueblos pequeños. La principal empresa de autobuses es CTM, tiene vehículos muy modernos con aire acondicionado y espacio para las maletas. Pero, para nosotros, el principal problema de este medio de transporte era la duración de los viajes y su variabilidad puesto que dependen altamente del tráfico y condiciones de las carreteras.

Por esta razón, como teníamos un itinerario ajustado y solo queríamos movernos entre las principales ciudades del país, decidimos utilizar los trenes confiando en su frecuencia y rapidez.

Viajando en tren

La red ferroviaria de Marruecos nos permitió viajar entre Marrakech, Casablanca, Rabat y Fes. Para ello utilizamos la principal empresa de trenes: ONCF. Ésta ofrece trenes normales (TNR) y rápidos (TRC). Más aún, en nuestra experiencia, podemos decir que el servicio fue siempre puntual.

Otro asunto que nos gustó fue observar que todas las estaciones ferroviarias eran amplias, con baños públicos, asientos para esperar, tiendas y restaurantes para comer un snack liviano.

Como curiosidad, además, te contamos que es frecuente ver el interior de las estaciones resguardadas por un par de patrullas militares.


Ahora bien, con respecto a los asientos hay que tener en cuenta que existen de tres tipos:

Categoría couchette

Es el billete más caro de todos. Se utiliza en los trayectos largos y nocturnos como el viaje entre Tanger-Marrakech. El boleto te da derecho a una litera en una cabina con aire acondicionado para poder dormir. Dichas literas poseen un espacio para el equipaje. Cada vagón posee un baño.

Primera clase

Los vagones de primera tienen cabinas con seis cómodos asientos pre-asignados con un espacio superior destinado para el equipaje. Hay una pequeña mesa central y aire acondicionado.

Si te da hambre o sed, no te preocupes, durante el viaje existe un servicio de líquidos y snacks a la carta. En cada vagón vimos que había un baño, pero en nuestra opinión éstos no tienen un mantenimiento muy alto.

Los asientos son numerados y nos dimos cuenta de que los marroquíes lo respetan, por eso estarás seguro de tener tu puesto y espacio para tu equipaje. Nosotros compramos los trayectos entre Marrakech-Casablanca y Rabat-Fes, en ambos tuvimos una experiencia agradable, puntual y rápida.

Te recomendamos reservar los boletos con uno o dos días de anticipación para asegurar disponibilidad pues vimos personas que intentaron comprar el mismo día sin encontrar asiento.

Segunda clase

Este boleto se caracteriza por la asignación de puestos según orden de llegada. Hay de dos tipos, para los trayectos cortos los asientos están ordenados en filas y no poseen espacio para cargar equipaje grande.

Por otra parte, si se compra para un trayecto más largo te asignan una cabina, similar a la de primera clase, pero con ocho asientos con un espacio superior destinado a las maletas. Espacio que, si tienes la mala suerte de viajar al mismo tiempo que otras personas con bolsos, se hace insuficiente. A nosotros nos pasó en el trayecto Casablanca-Rabat y por ende tuvimos que dejar un equipaje en medio del pasillo ocasionando los inconvenientes que te imaginarás.

A diferencia de la primera clase, vimos que los boletos de segunda son mayoritariamente usados por gente local quienes suelen viajar con gran cantidad de telas, comida y mercancías.

Asimismo, aquí sentimos una atmósfera más libre puesto que observamos un constante paseo de personas que subían, bajaban y se cambiaban de asiento. En teoría estos últimos, al igual que los de primera clase, están numerados pero nos fijamos que ello no se cumple a cabalidad.

Otro asunto que nos llamó la atención fue que en esta sección nos topamos con algunas personas caminando de vagón en vagón pidiendo limosna.

Eso sí, no te confundas, no estamos diciendo que haya similitud con los niveles de los trenes de segunda clase de India o Bangladesh, ya que el espacio, modernidad, limpieza y puntualidad de los de Marruecos es superior, pero consideramos que la experiencia para un viaje de muchas horas y con equipaje grande no es la ideal.

Las ventajas de segunda clase es que es más económica que las otras alternativas y puede ser una buena opción para trayectos cortos y sin equipaje. Por ejemplo, creemos que fue una buena alternativa para nuestra escapada por el día a Meknes desde Fes.

¿Cómo comprar los billetes de tren?

Habíamos leído en internet que se podía reservar online en la página oficial de la empresa ferroviaria, pero a nosotros nos fue imposible, siempre que lo intentamos se caía la página o nos salía error. Dada las circunstancias, tuvimos que aventurarnos a partir el viaje sin tener nada reservado. Eso nos tenía un poco nerviosos porque no disponíamos de muchos días para flexibilizar.

Lo que hicimos fue que cada vez que llegábamos a una ciudad nos dirigimos a las boleterías de la estación para reservar el siguiente trayecto. Para ello, previamente ya habíamos buscado en la web el nombre de la estación de partida, llegada, el horario y duración. Si el vendedor no entendía inglés o francés le mostrábamos los datos escritos, todo funcionó a la perfección.

Cada billete posee los datos de horario de partida, horario de llegada, tipo de clase del billete, número de tren, carro, asiento y precio.

¿Cómo tomar los trenes?

Después de comprar el ticket en la boletería te recomendamos revisar los datos del boleto en las pantallas digitales de información, las hay en todas las estaciones. Éstas entregan datos, tanto en alfabeto árabe como en romano (el que estás leyendo) sobre el horario de partida, el destino, el número del tren, el número de andén y la cantidad de paradas que realizará.

Ya con el boleto en mano, nos bastaba llegar con unos 10 minutos de anticipación al andén correspondiente, tiempo suficiente para buscar el carro, el asiento e instalar el equipaje.


DATOS:

  • Para revisar los horarios de los buses te dejamos el link de CTM
  • Para cotizar precios, horarios y conexiones de trenes entra en ONCF

¿Quieres ver más fotos? Revisa los álbumes de nuestro FACEBOOK.


Somos un blog afiliado a Civitatis. Te recomendamos revisar estas ofertas:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *